18.9 C
Oaxaca City
viernes, agosto 12, 2022

Basurero municipal de Oaxaca: historia de chantajes y extorsión

Reportajes

Miguel Ángel Maya Alonso

Cuando en 1981 se aperturó el tiradero municipal que brindaría servicio a la Zona Conurbada de la ciudad de Oaxaca, las autoridades no imaginaron el dolor de cabeza que se convertiría para sus sucesores. El chantaje, la extorsión y la coacción se han convertido en la realidad del basurero, en donde las cifras que se manejan son millonarias.

De acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable (Semaedeso) en la Zona Conurbada de Oaxaca se generan 800 toneladas de basura diaria, que durante 41 años se han depositado en el basurero ubicado en el municipio de Zaachila.

La vida útil del Basurero Municipal ya terminó según la el municipio de Zaachila,

El basurero, que brinda servicio a 25 municipios, agotó su vida útil desde hace años. Sin embargo, los ingresos que genera son blanco de disputas por su control, organizaciones, sociales, Gobierno e incluso partidos políticos, que muestran interés por manejar el tiradero.

Fue durante el sexenio de Diodoro Carrasco Altamirano cuando el Gobierno del Estado compró 30 hectáreas en la parte alta del tiradero, que fue ocupada como campo de tiro por parte de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), según reportes hemerográficos.

Es aquí donde entra en acción el Frente Popular Revolucionario (FPR), que se adueñó de los terrenos, conformando las colonias Francisco Villa, Che Guevara, Las Peñas y Bicentenario. A la larga, estás colonias se convirtieron en “piedras en el zapato” para los gobiernos en turno.

Después del 2006, nació el Frente Popular 14 de Junio, quien se apoderó de seis de las 17 hectáreas que conformaban originalmente el basurero municipal, de las cuales en 2017 se recuperaron dos, principalmente por la acción de los vecinos de las colonias aledañas al basurero.

Aunque a decir de los mismos colonos, los que antiguamente controlaban el tiradero, pero pronto regresaron. Y mezclados entre los vecinos, continúan con el chantaje, la extorsión y la coacción dejando muchas veces a la capital oaxaqueña convertida en un basurero.

Un millón de pesos exigen al Gobierno de Zaachila

Para tener una idea de lo que exigen las organizaciones sociales y las propias colonias que rodean al Basurero Municipal para permitir su uso, basta rescatar las declaraciones que en julio de 2022 realizó Rigoberto Chacón Pérez, presidente municipal de la Villa de Zaachila, durante una entrevista para la radio comunitaria de este municipio, en donde salieron a relucir cifras de hasta un millón de pesos mensuales.

Grupos de presión han encontrado la forma de obtener recursos mediante bloqueos.

“Pagan… seguramente pagan en la entrada, es cuestión de tener intuición y de pensarlo, dicen, piensa y de esa manera vas a saber de dónde viene el tiro”, dijo Chacón Pérez luego de que su gobierno anunciara el cierre definitivo del basurero, lo que originó la actual crisis de la basura en la Zona Conurbada de Oaxaca

Y es que fue el municipio de Zaachila que anunció el cierre total del basurero en julio del 2022, lo que generó divisiones con las agencias y colonias, quienes han encontrado en el basurero una forma de obtener recursos.

El munícipe destacó que el anunció tocó intereses de grupos particulares, quienes desean evitar el cierre del tiradero, así como obligar a las autoridades a aprobar su ampliación presupuestal sin importar el daño ambiental y los acuerdos de la población.

Señaló también que los pobladores de la agencia municipal Vicente Guerrero rechazaron en ese momento la oferta de 170 mil pesos mensuales de presupuesto, afirmando que sus demandas son justas.

Se trastocan diversos intereses

Otro de los grupos que se niegan a que el basurero cierre operaciones es la Unión de Pepenadores Guie-Niza, que junto con habitantes de la agencia Renacimiento, perteneciente al municipio de la Villa de Zaachila, afirmaron que el gobierno de Zaachila no los representa.

Al tiradero municipal le quedan tres meses de vida.

En un comunicado señalaron que, “lo hacen a nuestras espaldas. No permitiremos que se nos siga ignorando como agencia municipal y que las necesidades genuinas de la comunidad se hagan a un lado para dar paso a los intereses particulares”.

En el documento explicaron que la agencia Renacimiento de Zaachila siempre ha sido víctima de personajes que buscan intereses individuales y nunca toman en cuenta sus opiniones como grupo.

“Siempre nos han considerado un aparato de presión y de chantaje. Esto se terminó. No aprobamos que el servicio del tiradero municipal se ponga a disposición de algunos municipios y se excluya a otros, reprobamos esta práctica que vulnera directamente a la ciudadanía”, señalaron.

Reeducar a la ciudadanía, única opción por ahora

El municipio de Oaxaca de Juárez ha insistido durante la crisis de la basura del 2022 que la única solución a corto plazo es la separación de basura, y no hay de otra, tomando en cuenta que no existen proyectos reales para la construcción de un nuevo relleno sanitario para la capital oaxaqueña.

Las declaraciones de los gobernantes en turno sobre la construcción del nuevo relleno sanitario vienen desde hace una década, pero fue el exgobernador Gabino Cué, quien en febrero del 2016, a través de la entonces directora de Ecología y Desarrollo Sustentable (IEDS), Helena Iturribarría Rojas, informó que firmó un convenio con Banobras para obtener del Fondo Nacional de Infraestructura un crédito a fondo perdido, que permitiría la construcción y operación de un relleno sanitario, tipo tiradero de basura, para la zona metropolitana de la ciudad de Oaxaca.

El proyecto tendría un costo de 400 millones de pesos y se cobraría una cuota de 150 pesos por tonelada de basura que ingresara.

Desde el 2017 el gobernador del Estado Alejandro Murat Hinojosa, anunció la construcción del relleno sanitario, pero no dijo ni cifras ni en qué lugar se construiría.

En el 2018, el entonces titular de la Semaedeso, José Luis Calvo Ziga, dijo que el proyecto, que ya estaba en marcha, sería administrado por el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) y que tendría un costo de 500 millones de pesos.

Samuel Gurrión Matías, titular  en 2019 de la Semaedeso, también propuso la construcción de un nuevo tiradero, sin embargo, su proyecto no avanzó y todo quedó en palabras.

Zona metropolitana de Oaxaca sin basurero

Cientos de habitantes del municipio de la Villa de Zaachila, encabezados por su presidente municipal, Rigoberto Chacón Pérez, cerraron el 13 de julio las instalaciones del Relleno Sanitario ubicado en su demarcación, como lo habían anunciado días antes.

Es importante reeducar a la ciudadanía en el manejo de la basura.

“Lo que sigue es tomar planes y medidas para el saneamiento de este lugar, se va a llevar un alto costo en millones de pesos, porque se va a dejar este lugar sin problemas para los vecinos de la Renacimiento, Guardado y las diferentes colonias aledañas”, dijo el munícipe.

Afirmó que solo se les permitiría a los camiones recolectores de los municipios de Oaxaca de Juárez, Zaachila, San Bartolo Coyotepec, Santa María Coyotepec y San Martín Tilcajete, dejar parte de sus residuos por el momento.

“Hicimos denuncias desde agosto a través de foros, en donde dejaron claro que Zaachila no recibe ningún beneficio ni económico ni de otra forma, lo único que recibe es toda la contaminación que aquí se realiza”, destacó Chacón Pérez.

A posteriori, se alcanzó un acuerdo entre los presidentes municipales de la Zona Conurbada de Oaxaca y el gobernador del Estado, Alejandro Murat Hinojosa, para que el basurero se siga utilizando por tres meses más, después nadie sabe. 

Lo que sí se sabe es que los grupos de presión seguirán chantajeando, extorsionando y coaccionando a los gobiernos municipales y estatal, en donde al final, los más perjudicados son los ciudadanos.

- Advertisement -spot_img

Te recomendamos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Últimas noticias