21.9 C
Oaxaca City
jueves, abril 18, 2024

Terremoto en Marruecos deja más de mil muertos y centenares de heridos graves

Reportajes

El potente terremoto de magnitud 6.8, que ha sacudido las majestuosas montañas del Alto Atlas en Marruecos, dejó rastro de destrucción y desolación en su estela. Más de mil personas han perdido la vida, y cientos han resultado heridas en este sismo que se ha convertido en la catástrofe más mortífera en el país en más de 60 años. Casas y edificios han colapsado en remotas aldeas montañosas, desencadenando una frenética búsqueda de supervivientes entre los escombros.

El terremoto, que se produjo a última hora de la noche del viernes, ha dejado a Marruecos en un estado de conmoción. El Ministerio del Interior confirmó la trágica cifra de mil 037 víctimas mortales y mil 204 heridos, «de los cuales 721 están en estado crítico». Las áreas más afectadas se encuentran en las afueras de Marrakech, la ciudad más cercana al epicentro, donde el paisaje se ha transformado en calles con escombros.

En Amizmiz, un pintoresco pueblo a unos 60 kilómetros al sur de Marrakech, los equipos de rescate trabajan incansablemente, enfrentándose a montañas de escombros y al desgarrador testimonio de los sobrevivientes.

«Cuando sentí que la tierra temblaba bajo mis pies y la casa se inclinaba, corrí a sacar a mis hijos. Pero mis vecinos no pudieron escapar», dijo Mohamed Azaw, un residente local. Lamentablemente, no se ha encontrado a nadie con vida en esa familia. El padre y el hijo fueron hallados sin vida, mientras continúan buscando a la madre y a la hija,

En medio de la tragedia, una veintena de valientes, entre ellos bomberos y soldados, se han unido para retirar escombros en Amizmiz, desenterrando fragmentos de alfombras y muebles que se aferran entre los pisos de concreto derruidos.

Marrakech, cuyo casco antiguo es Patrimonio de la Humanidad según la UNESCO, también ha sufrido daños significativos. El icónico minarete de una mezquita se desplomó en la Plaza Jemaa al-Fna, el corazón de la ciudad vieja.

Los heridos, provenientes de las zonas circundantes, llegaron a Marrakech en busca de tratamiento médico urgente. Las imágenes transmitidas por la televisión estatal desde Moulay Ibrahim, ubicado a unos 40 kilómetros al sur de Marrakech, revelan docenas de casas devastadas al pie de una montaña, mientras los residentes se esfuerzan por cavar tumbas improvisadas y las mujeres se reúnen en las calles en señal de duelo y apoyo mutuo.

Montasir Itri, un residente de la aldea de Asni, cerca del epicentro, informó que la gran mayoría de las casas resultaron dañadas.

«Nuestros vecinos están atrapados bajo los escombros, y la comunidad trabaja incansablemente con los recursos disponibles para rescatarlos», dijo.

Más al oeste, cerca de Taroudant, el maestro Hamid Afkar afimó que «La tierra tembló durante unos 20 segundos. Las puertas se abrieron y cerraron solas mientras corría escaleras abajo desde el segundo piso», recordó.

En Marrakech, los residentes describieron escenas desgarradoras mientras huían en busca de seguridad. Jaouhari Mohamed, un antiguo residente de la ciudad, dijo: «Todavía no puedo volver a mi casa debido al impacto emocional y también porque el casco antiguo está formado por estructuras antiguas. Si una cae, podría desencadenar el colapso de otras».

El Ministerio del Interior hizo un llamado a la calma a través de un comunicado televisado, señalando que el terremoto afectó a varias provincias, incluyendo Al Haouz, Ouarzazate, Marrakech, Azilal, Chichaoua y Taroudant.

El centro geofísico de Marruecos reportó que el terremoto tuvo lugar poco después de las 23:00 horas (locales) en la zona de Ighil, en el Alto Atlas. Este devastador evento ha sido el más mortífero en Marruecos desde 1960, cuando se estima que un temblor cobró la vida de al menos 12 mil personas, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Ighil, una zona montañosa salpicada de pequeños pueblos agrícolas, se encuentra a unos 70 kilómetros al suroeste de Marrakech. La televisión española RTVE informó que los temblores se sintieron en Huelva y Jaén, en Andalucía, al sur de España. Asimismo, también se pudo percibir en el sur de Portugal.

La comunidad internacional ha expresado su solidaridad y ofrecido asistencia. Turquía, que sufrió fuertes terremotos en febrero pasado, resultando en la pérdida de más de 50 mil vidas, anunció su disposición para brindar apoyo.

Es importante destacar que Marrakech está programada para albergar las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial a principios de octubre. Este trágico suceso ya plantea serios desafíos logísticos y de seguridad para la organización de estos eventos de gran envergadura.

En Marrakech, la ciudad vieja se encuentra llena de escombros, y los residentes, ansiosos de ayuda, trabajan incansablemente con sus propias manos mientras esperan la llegada de equipos pesados. La gente de Rabat, la capital del país, y de Imsouane, una ciudad costera ubicada a unos 180 kilómetros al oeste, también ha huido de sus hogares por temor a futuros terremotos de mayor magnitud.

En Casablanca, que se encuentra a unos 250 kilómetros al norte de Ighil, los residentes que pasaron la noche en las calles están demasiado asustados para regresar a sus hogares.

«La casa se sacudió con agresividad; todos estábamos aterrados», expresó Mohamed Taqafi, uno de los habitantes de la ciudad.

Vídeos compartidos en las redes sociales poco después del terremoto, aunque no verificables de inmediato, mostraron a personas huyendo con miedo de centros comerciales, restaurantes y edificios de apartamentos, congregándose en las calles en busca de seguridad y consuelo.

- Advertisement -spot_img

Te recomendamos

- Advertisement -spot_img

Últimas noticias